No siempre se consigue todo...

Ella, la de personalidad alegre, hermosa como el elegante mar que lleva a los felices animales marinos, con sus pestañas claras y las cejas extremadamente finas.

Con su brillante pelo rubio, sus ojos de ese azul intenso y vos melódica como una nota aguda de la mejor flauta, esperaba y esperaba.

Esperaba...esperaba..., pero el caballero de sus sueños no llegaba.

Angustiada como un amante que va a sufrir las consecuencias, culpable como una ama de llaves que pierde sus llaves, se fue, con el corazón roto y el maquillaje corrido por las lágrimas, que corrieron como agua de una cascada, esperando que nunca mas le pasara.

Matute


comparte esta página en: