Todo comenzó con mí llegada nerviosa al Aeropuerto de México, ocho de la noche y en cuanto salgo del avión, ya es cosa de correr a averiguar la banda del reclamo de equipaje.

Pero bien después de unos minutos de espera que parecieran eternos, mi equipaje por fin se asoma en la puertecilla de salida y llega a mí... Ok. Comienza entonces la búsqueda del bar., donde me encontraría con el... Y mientras los metros que voy recorriendo en mi camino por el aeropuerto, bajada y subida de escaleras, me conducen a mi encuentro, mi corazón, va a todo vapor, mi mente no me deja concentrarme y voy pensando primero que nada si se encontrara donde hemos quedado... ¿Habrá venido realmente a conocerme? Ufff mil preguntas en un par de minutos, mientras por lo tanto no dejo de caminar, por fin a lo lejos veo la sala Internacional, y veo la marquesina del bar. ... Mis pasos se acortan, empiezo a bajar la velocidad que llevaba al caminar, para tratar de controlar mi respiración, reacomodo el equipaje que voy cargando, y bueno... Ahí estaba... Podía verlo al fin...

Me detuve un momento para observarlo no a muchos metros de el, pero estaba distraído y no me veía... Así que seguí caminando para encontrarme con el. Sonrió fue su primera expresión y una mirada de asombro, creo que igual que la mía... Un abrazo, un beso fue nuestra manera de saludarnos después de tanto tiempo de espera... En ese momento él y ella se encontraron...

"Al amanecer"

Mi piel jamás olvidará tus besos.

Son los amantes de las letras,

Un par de enamorados

De la vida.

Son los amantes de la vida,

Un par de enamorados.

Apasionados en el arte de amar,

Nuestros labios

No parecen ser suficientes.

Nuestras manos hambrientas,

Buscan acogerse en los rincones.

Nuestra piel...

Esperaba el momento.

La noche nos contemplo durante horas a través de la ventana, donde las lucecillas de la gran ciudad, sonreían al igual que nosotros.

Belle


comparte esta página en: