El Exiliado

El pibe de Mataderos

.CAPITULO 1

Roberto Hartley, giró su cabeza y por la ventanilla observó la intrincada geometría de los diferentes tonos de verde de las cosechas.

El paisaje que se desplegaba a su vista desde el aparato aéreo, se asemejaba a una complicada pintura monocolor con infinitas variaciones del verde de las diferentes variedades de los productos sembrados. Volando a esa altitud, podía contemplar y admirar el magnifico panorama.

Las formas en rectángulos, cuadrados y otras complicadas figuras mostraban un gran espacio dedicado al trabajo de agricultura que se desarrollaba en esa región, además de una tecnología avanzada para la producción agropecuaria se podían distinguir grandes espacios abiertos para la cría de ganado.

Habían estado volando por tres horas desde el cambio de vuelo y con excepción de unas pequeñas agrupaciones de casas, pequeños poblados que aparecían en su ventanilla, no había visto todavía ninguna concentración de edificios que indicara una gran ciudad, pero si, una eficiente red de carreteras cruzando el territorio y vehículos de carga circulando en diferentes direcciones.

“Es una larga distancia de mi viejo hogar” pensó. “Pero el panorama es muy similar”. Largas extensiones de campos cultivados, con líneas de comunicación hacia las grandes ciudades cruzando pequeñas poblaciones. Áreas de producción y centros de consumo.

El vuelo era sereno, y la cambiante vista por la ventanilla era relajante, pero él no pudo evitar el sentirse más y más nervioso ante la aproximación de su punto de destino, un destino que no podría alterar y no tenía idea de lo que el futuro le depararía. Sus manos estaban mojadas por la transpiración y su marcada ansiedad se reflejaba en su rostro. Su estomago parecía invadido por una colmena de abejas. Notó que solo dos pasajeros se encontraban en el avión, pero dudaba que estos fueran turistas. Su aspecto se asemejaba a hombres de seguridad perfectamente entrenados. Se cuidaban de caminar a solo dos pasos de distancia uno de otro, cuando fueron transferidos de la nave que los condujo al aparato de dos motores donde se encontraban esperándolos en una pista privada del pequeño Aeropuerto.

La azafata había sido muy amable y no dio ninguna señal de que los había reconocido. Actuó como una perfecta profesional atendiéndolos como si fueran turistas. Lo había recibido cortésmente cuando subió a bordo y lo acompañó hasta el asiento asignado, ayudándolo con las complejidades del cinturón de seguridad, ya que como nunca había usado uno, lo encontró difícil de ajustar.

Ella no presto mucha atención a los otros dos pasajeros, que entraron después que él y se dirigieron a sus asientos sin ayuda alguna. Roberto notó que ella los miro e hizo un pequeño movimiento de cabeza como un saludo, pero eso fue todo.

Roberto trato de girar su cuerpo pero el cinturón no le permitió el movimiento y esforzándose giró la cabeza para observar a los dos individuos, los cuales parecieron no prestarle mucha atención. Rápidamente se sintió incómodo no solo por la posición que debía adoptar, sino que comprendió que no tenía objeto el intentarlo y decidió mentalmente no volver a preocuparse e ignorarlos el resto del viaje.

Dirigió su mirada a la ventanilla y trato nuevamente de concentrase en el paisaje del lugar y disfrutar del panorama. La azafata se acerco a Roberto con una amplia sonrisa mostrando su perfecta dentadura inmaculadamente blanca, enmarcada por unos no menos perfectos labios de color rosado. “Estaremos aterrizando en una hora Señor Hartley” dijo.

Roberto dirigió su vista mirándola como si la viese por primera vez y pudo notar su sexual figura, su piel ligeramente tostada y el perfecto ovalo de su rostro.

La miró sin pronunciar una palabra como si la descubriera por primera vez, expresándole en su mirada que la consideraba una bella mujer. Sonrojándose al notar la mirada de Roberto ella pregunto. “¿Puedo traerle algo de tomar o comer?” Roberto contesto….”Oh!….perdóneme, tengo mis ojos fijos en usted………pero mi mente se encuentra mas allá del tiempo y la distancia.

Justo por un momento me pareció estar en otro lugar, tan lejos de todo esto. Pero usted me trajo nuevamente a esta realidad……Lo siento!!!”

“No se preocupe….yo lo entiendo, ha pasado otras veces.” Y continúo. “¿Realmente no necesita nada? “No, muchas gracias estoy bien”

Con una sonrisa ella se dirigió a su asiento detrás de la cabina de los pilotos. Mientras observaba a la joven, su mente volvió a lo ocurrido. Hacía solo un mes atrás. Había borrado los sucesos pasados de su mente, pero ahora que todo estaba llegando al final del camino, no pudo hacerlo más.

Las imágenes de los acontecimientos pasados comenzaban a agolparse y a pesar de que quisiera olvidarlos pasaban como en un calidoscopio mágico frente a sus ojos.

.CAPITULO 2

Roberto pudo revivir en su mente los momentos ocurridos en días pasados y ver el rostro de su madre con la angustia de los acontecimientos reflejados en sus ojos enrojecidos y sus profundas ojeras producto de las noches sin descanso pasadas desde el comienzo de los problemas.

Recordaba también en esos días la frágil figura de su padre, que por su culpa en pocas semanas habían transformado su distinguida figura, de un personaje alto elegante y seguro de sí mismo, en casi un anciano al que se le había agregando un gran número de años a su edad.

A pesar de la pesada carga de los problemas que estaban rodeándolo, trataba de mostrar un frente de dignidad, como si él no fuera parte de los acontecimientos sino como un mero espectador de los mismos.

El edificio de la Corte donde todo se encontraba desarrollando estaba lleno de vida. Construida hacia siglos y perfectamente conservada, era la estrella del drama en que Roberto se encontraba como principal actor.

Los noticieros mostraban el Granito rojo de sus fachadas, cada piedra esculpida con una superficie rugosa, como si no hubiera sido formada por las herramientos de los escultores de piedras, sino como se encontrarian en la naturaleza. El mismo material, pero pulido a la perfección se encontraba en las columnas , la galería exterior , y en el gran salón de entrada, con sus paredes y piso brillando por el reflejo de las luces de las cámaras y los artefactos de luz, cuyos cristales tallados reflejaban la luz recibida en una serie de brillantes colores.

Las enormes puertas de entrada de sólido roble, con imágenes magníficamente esculpidas en ellas, mostraban escenas de otras generaciones, de épocas tan lejanas que ya habían perdido su significado.

Las Cortes eran edificios muy importantes en todas las comunidades, cada ciudad tenia una aunque su uso solo ocurría en muy contadas ocasiones en una sociedad que había olvidado casi por completo, que un ciudadano rompiera la ley, por ello un acontecimiento como el presente, creaba un espectáculo observado y archivados en los anales del planeta.

Los productores de la televisión, se aseguraban que este acontecimiento fuera fotografiado, filmado y recordado, en todos sus minúsculos detalles.

Tan pronto como las autoridades difundieron la noticia, la pequeña población de Normimar, con sus impecables calles, viviendas y jardines se convirtio en un enorme circo, el unico hotel en la ciudad, inundado de huespedes no aceptaba mas reservaciones, haciendo que los parques de estacionamiento se llenaran de casas rodantes, convirtiendo asi, a los visitantes en la mayoria de la poblacion de Normimar City.

Las celebridades de la televisión se convirtieron rápidamente en personajes comunes, caminando por las calles y firmando autógrafos en los negocios.

Todos las pantallas de televisión del planeta estaban enfocadas en los acontecimientos diarios en Normimar City, especialmente hoy en que se esperaba la decisión del jurado, los corredores desde que el juicio había comenzado se encontraban usualmente congestionados por el publico que quería estar cerca de lo que acontecía en el salón de la corte.

El juez había permitido el ingreso a los reporteros y cámaras de televisión en la Corte, y ello se agregaba a la vergüenza y humillación que Roberto había envuelto a su familia por la irresponsabilidad de sus acciones.

El avión estaba descendiendo y pudo detectar la diferencia de la presión atmosférica por el dolor en sus oídos. Observó como el sol comenzaba a desaparecer en la línea del horizonte y pudo ver a la distancia la luz del aeropuerto.

Perdió inmediatamente interés en las maniobras de la nave aérea, mientras su mente continuaba revivíendo los momentos de los acontecimientos pasados.

Cuando los jurados entraron al cuarto, todos los asistentes en la cámara, se levantaron ya que al mismo tiempo el Juez entró sentándose detrás del impresionante escritorio ubicado en una plataforma que se elevaba 60 centímetros del nivel del piso.

Una vez que tomo su asiento y los espectadores hicieron lo mismo, Su vista se dirigió a los miembros del jurado y a la persona elegida para representar a los doce miembros.

Pidió a Roberto que se pusiera de pie para escuchar el resultado y pregunto “¿Cual es el veredicto del Jurado?”

-“Hemos encontrado al acusado……..Culpable” -Contestó.

El Juez, dirigió su vista a Roberto que se encontraba con su abogado defensor, mirándolo directamente a sus ojos. Sus piernas temblaron y sus manos se afirmaron en la mesa frente a él.

Roberto dirigió su mirada al lugar donde se encontraban sus padres, viendo a su madre desvanecerse en los brazos de su padre, que trataba de dirigirle aire a ella con una revista.

El murmullo del público continuaba aumentando de volumen, hasta que el juez, golpeando en su escritorio, advirtió al público que debía guardar silencio o se vería en la necesidad de evacuar la corte, si el orden no se restablecía inmediatamente.

Una vez que todos ocuparon sus asientos y restablecido el silencio, el Juez ordeno a Roberto que se pusiera de pie.- “Señor Roberto Hartley.-Comenzó.- Por dos semanas, esta corte ha escuchado testimonios de honorables testigos desde los años de vuestra juventud y en la escuela secundaria de sus maestros y vecinos.

También hemos revisado la evidencia que muestra sin lugar a dudas que usted ha exhibido un comportamiento contrario a las reglas, usos y costumbres adoptados por nuestra sociedad durante toda su vida.

“Primeramente, completa falta de respeto a sus mayores, tomando objetos de diferentes personas para su personal ganancia o placer, sin ningún signo de remordimiento. Peleas con intención de ocasionar daños e injuries a sus compañeros, amigos y vecinos”

El juez hizo una pausa por unos segundos y mirando a Roberto que permaneció en silencio, con sus ojos dirigidos al suelo, sentenció:

-“Finalmente en sus años en la Universidad, usando los conocimientos ganados en sus clases, termino con la creación de un arma, con la cual, ha amenazado a sus compañeros y maestros.” Después de unos minutos –“¿Es algo que pueda usted decir en su favor?”

El juez miro fijamente a Roberto y éste, a su vez con los ojos en el juez, replicó con voz firme.-NO!, señor Juez!”

El Juez continuó.-“La delicada tela de nuestra sociedad se encuentra formada por una complicada red de individuos dedicados al ideal de perfección. Cada uno de sus miembros debe mantener un código de conducta basada en normas de moral y éticas que nuestra sociedad en un todo, ha determinado que son las normas con las cuales debe regirse, normas que se remontan a mas de 10 milenios.”

“Si aceptamos la presión de aquellos miembros que por su propia decisión, o por deficiencias físicas o mentales, puede afectar el estándar aceptado para la sociedad en su totalidad, ello contribuiría a destruir el equilibrio libremente aceptado y que es básico elemento de nuestra comunidad.

Hay ocasiones en las cuales el Estado permite a individuos que no conforman con las normas establecidas, que con ayuda medica y siguiendo un adecuado tratamiento puedan retornar a la sociedad.”-

El Juez hizo una pausa mientras observaba las reacciones de la audiencia. Las cámaras se enfocaron en el magistrado y las reacciones de Roberto, el cual permanecía en silencio y no podía mantener su mirada en el rostro del Juez y su poderosa figura.

“Infortunadamente,-Continuó- en su caso, todas las opiniones médicas coinciden en que su problema es totalmente intratable dados los métodos con que la ciencia cuenta en el presente. Su deficiencia no es solamente física o mental pero en su material genético. Cabría explicarse que una de esas chances fuera producto de que erráticas características que han permanecido dormidas, en sus antecesores y han reaparecido después de miles de años.”

-“Esta corte se encuentra enfrentada a un dilema, entre su respeto por toda vida humana y su derecho de proteger a la sociedad que acepto una forma de vida y de conducta por la cual regirse. Esta sociedad y sus leyes en orden de proteger la paz conseguida después de miles de años, hace imperioso que esta corte decida que esta sociedad permanezca tal como es y no podemos permitir que un individuo con su especial ADN pueda propagar sus indeseables características a esta Sociedad .

Nuestros códigos de conducta no nos permiten extinguir la vida de ninguna criatura como tampoco encarcelación de individuos. Pero dado que es imposible perdonar la comisión de ningún crimen que pueda alterar el tejido de la sociedad.-“Ordeno que el acusado sea deportado a un lugar donde su deficiencia genética, no constituya una excepción, y las conductas de tal sociedad acepten actos criminales como pequeños problemas. El acusado permanecerá en esa sociedad por el resto de su vida natural.”

La azafata le toco el hombro interrumpiendo sus memorias. –Diciéndole-“Hemos aterrizado, Por favor, antes de descender debe pasar por la cabina donde su memoria será eliminada y una nueva identidad le será otorgada”

-“Si”- contestó Roberto mientras la seguía y continuó- “Gracias….estoy un poco nervioso” -“Lo entiendo”- contestó ella- “Pero no tiene nada que temer, solo lleva un minuto.

Su memoria será totalmente erradicada, y una nueva le será dada, con un nuevo nombre y un pasado.” Roberto abrió la puerta para entrar a la pequeña cabina, pero se dio vuelta y preguntó.- ¿Como se llama este planeta?

-“Sus habitantes lo llaman “LA TIERRA”.

FIN

Samuel 11-3-2008 21:31:

Empezando

Soy un escritor que esta empezando y estoy buscando un sitio donde pulirme mas como aprender nuevas técnicas de escritura.

jorgeamatiz 11-3-2008 21:39:

Estimado Samuel

Veo que tu direccion es España, yo vivi dos gloriosos años en Zaragoza, y tengo grandes amigos alli, ademas estoy en comunicacion con escritores en España. Si es que estas por esos lares, tal vez pueda ponerte en comunicación con algunos de ellos.

Mi nombre es Jorge R. Araujo-Matiz, y estoy encantado de dirigirme a ti para ayudarte si puedo hacerlo en indicarte, algunas cosas, justamente acabo de formar una compania de Agencia Literaria con un servicio de impresión de libros en forma mucho mas economica que los precios del mercado.

Estoy traducciendo al castellano mi novela EL ROMANO, PEDRO II EL ULTIMO PAPA, y la secuela, EL TESORO DEL TEMPLO Y LA COPA SAGRADA, Y PREPARANDO LA TERCERA PARTE, OTRA NOVELA QUE YA SE DESARROLLA EN EL PROXIMO SIGLO. se publicaran la primer semana de abril.

VIVO EN lOS CARDALES, Unos kilometros de BAires, mi telefono es 02322-526-113, trabajo en casa asi que estoy virtualmente todo el dia, excepto mañana que tengo unas reuniones en BAires, y regroso alrededor de las 17 horas.

Encantado hare lo que pueda por ayudarte en lo que pueda mi capacidad.

Sinceramente

Jorge.


comparte esta página en: