Es así como terminó ese día, en el antiguo y desamparado lugar donde voy a música...

Terminé la clase, me despedí del Profesor y bajé por el ascensor. Iba bajando hasta que el ascensor frenó, y un hombre de personalidad diabólica se subió.

Tenía las pestañas largas, las cejas arqueadas, un pelo oscuro y no muy peinado.

Salió, de su boca firme, un: "Hola", y tratando de copiar su voz ronca le respondí: " Buenas Tardes".

Estaba incomodo por tres razones: me miraba con esos ojos razgados como si fuera a matarme, respiraba fuertemente por esa nariz ganchuda y lo último, yo no tenía lugar, porque su pecho musculoso y sus pies estrechos ocupaban mucho espacio. Sentía miedo, y al mismo tiempo, risa por su estado físico.

Gracias a Dios llegamos a la planta baja, y mi madre me estaba esperando en la puerta del edificio.

Matute

jorgeamatiz 10-5-2006 23:47:

Muy bueno mi estimado amigo, lentamente estas escribiendo las páginas que algún día serán un LIBRO

Lo importante es seguir escribiendo.

Matute 16-5-2006 20:34:

Eso es lo que quiero

Yo quiero algun día escribir un libro, al igual que otras cosas. Desde que era muy chico que quise hacerlo. Muchas Gracias por leer mis historias y darme recomendaciones. También digame lo que hago mal en estas. Seguiré escribiendo.


comparte esta página en: